La energía que da vida a nuestra locura

 Por

Estos dos últimos años, he vivido experiencias muy emocionantes y de pura adrenalina, relacionadas con la fotografía de paisajes, y cómo no, de la meteorología. Pero a la vez, me ha tocado vivir la inevitable y cruda experiencia de la pérdida de un padre, con el dolor que ello conlleva. Aún así, y sumado a todo el "lio" de la pandemia, tengo que decir que, fotográficamente, ha sido fantástico.

Los primeros 14 meses, con total libertad, he podido viajar y conocer sitios, que hasta hace muy poco, solo estaban en mis sueños, y tengo que decir que salieron a pedir de boca, disfrutando de la fotografía en rincones de la naturaleza, idílicos, y en condiciones excepcionales. 

Y en cuanto a meteorología, lo mismo. Momentos de intensidad brutal, con la suerte, que la mayoría de ellos, estaba acompañado de amigos con la misma pasión por la fotografía meteorológica, con lo que hacía que ese instante, que esa captura, que ese momento, fuera vivido de forma aún más intensa, más especial, de forma que quedara grabada en nuestra memoria, para siempre. 

No me queda más que decir, que de estos 24 meses, me quedo con el recuerdo, de todos los momentos vividos, los buenos y los malos. 

Y en cuanto al concurso, un resumen de 12 momentos muy especiales para mi.

Foto 1- DESPLOMADA DE GRANIZO
Lladurs (Solsonés), 07/04/2019.
Varios núcleos de tormenta se habían desarrollado por la zona del Solsonés mientras nosotros iniciábamos nuestro retorno a casa. Uno de esos núcleos se nos tiró literalmente encima y sólo tuve tiempo para bajar del coche y tomar esta fotografía. En ella se aprecia el enorme cúmulo, de un amenazante color negro, y la espectacular cortina de precipitación en forma de granizo. Una de esas tardes típicas de primavera.



Foto 2- RAYOS DE LUZ
Rocacorba (Girona), 7/8/19.
Esa tarde de agosto decidí subir al Santuario de Rocacorba, un excelente mirador del Gironés con el objetivo de disfrutar de las tormentas que estaban previstas. Cuando llegué una de las tormentas descargaba en el santuario y no pude bajar del coche debido a la intensa lluvia. En cuanto dejo de llover, un fantástico arco iris se formó en el valle delante de mí. La luz del sol, la lluvia, las nubes y los claros se encargaron de ofrecerme este momento tan mágico.



Foto 3- SUPERNUMERARIO
Parets del Vallès, 10/6/20.
El arcoíris supernumerario se forma debido a que las gotas de agua que tienen un diámetro inferior a 1 mm y su tamaño es uniforme, provocando un ensanchamiento de las franjas de colores. Sea como sea, un chubasco de verano al atardecer, me ofreció este magnífico espectáculo de color. Y el teleobjetivo me sirvió para capturarlo con todo lujo de detalle.



Foto 4- TORMENTÓN EN EL VALLÈS
Lliçà de Vall, 9/6/20.
Durante toda la mañana se fue gestando esta tormenta. Su momento álgido coincidió con mi salida del trabajo. Cámara en mano para buscar un sitio elevado desde donde disfrutar del espectáculo: una descomunal cortina de granizo que descargaba con toda su fuerza sobre el Vallés.



Foto 5- ESTRUCTURA PERFECTA
Lliçà de Vall, 20/6/20.
Varias tormentas típicas de junio se formaron ese día tal y como estaba previsto. Hacia un rato que había vuelto a casa y pude ver como el sol salía por detrás de una de ellas. Así que salí para fotografiarla desde uno de los sitios que tengo localizados cerca de casa. La estructura de la tormenta era perfecta y al quedar el sol por detrás se mostraba en todo su esplendor. Me transportó por unos momentos a las grandes llanuras americanas, pero al ladito mismo de casa. Tormenta de km.0



Foto 6- LAS DANZAS DE LA DAMA VERDE
Myrland Beach, Lofoten (Noruega) 26/2/20.
El 2020 fue el año en el que pude realizar uno de esos viajes soñados. Estaba en las Lofoten. Fueron unos días fríos, con nevadas y viento. Era la penúltima noche y no queríamos marcharnos sin ver el espectáculo de las Auroras. Cuando llegamos veíamos al fondo una tormenta que se alejaba, con algún rayo lejano. Y entonces empezó el baile de la aurora boreal. Si habéis podido disfrutar de este espectáculo ya sabéis lo que se siente la primera vez que se ve. Si no lo habéis hecho ¿a qué esperáis?



Foto 7- RAYO URBANO
Barcelona, 10/9/19.
Septiembre es el mes por excelencia de tormentas en el mediterráneo. Este episodio duro toda la noche, hasta el amanecer. Y allí estábamos nosotros, despiertos, pero como si de un sueño se tratara, para disfrutar de este espectáculo. En esta foto un potente rayo impacta de lleno en la cuidad de Barcelona. A las siete de la mañana tocaba volver al trabajo...pero con la tarjeta de memoria llena de buenas fotos y una sonrisa en la cara.



Foto 8- LOCURA AL ATARDECER
Granollers, 30/8/20.
Para un amante de las tormentas no se puede pedir más: una tormenta estática, con mucho aparato eléctrico y al lado de casa. Y es que hora y media estuvo esta tormenta delante mío esa tarde de agosto, soltando rayos increíbles como los de la foto hasta que se hizo de noche. El trigger no cesaba de dispararse y es que la actividad eléctrica era poco menos que indecente. Era el tercer día consecutivo en el que yo estaba disfrutando . ¡ Vaya final de agosto !



Foto 9- RAMIFICACIÓN
Salou, 28/8/20.
La noche no empezaba bien. Nos habíamos situado justo debajo de la tormenta, y la lluvia, la humedad y las nubes no nos dejaban ver nada. Cambiamos la ubicación con la esperanza de que nuestra suerte cambiara. Coincidió con la llegada de un núcleo de tormenta que subía desde el Delta del Ebro. Como un gigante que va dando grandes pasos, vimos como cada vez los impactos eran más cercanos. Hasta que cayo este muy cerca de nosotros. Era el momento de salir corriendo de este excelente mirador de Salou



Foto 10- DUETO PERFECTO
Salou, 28/8/20.
Esa misma noche en Salou, creo que es de la única que repito fotografía, y poco antes de que tuviéramos que salir corriendo, había conseguido fotografiar estos dos rayos perfectos que cayeron al mismo tiempo. Una intensa noche de tormenta con potentes rayos ramificados que me permitieron salir con fotos como las que aquí podéis ver y solo superadas por la compañía.



Foto 11- HOTEL DE LUZ
Barcelona, 1/9/20.
Llevaba cuatro días consecutivos de caza de tormentas. Había sido un final de verano de los que crean afición. Me dispuse a probar nuevas localizaciones y pensé en alguno de los edificios emblemáticos de la ciudad de Barcelona. A pesar de llegar tarde a la primera de las tormentas dos más iban a desfilar por delante de la costa. Así que tras plantar el trípode en la arena de la playa y buscar el mejor encuadre solo tuve que dedicarme a disfrutar de los rayos que caían por detrás del Hotel W.



Foto 12- SOÑANDO EN NOCHE DE LUNA LLENA
Sant Pol de Mar, 9/9/19.
Tras recoger a un amigo, que venía de la otra punta de España, en el aeropuerto, teníamos el tiempo justo para irnos a cenar y esperar a que apareciesen las tormentas, que los modelos anunciaban. Tras situarnos, un núcleo completamente limpio empezó a soltar unos rayos positivos de los que se graban en la retina. Era la combinación perfecta con la luna llena de testigo de todo. Disfrutamos como dos niños: gritos, saltos y abrazos. Esta es una de esas noches memorables que quedan para el recuerdo