Desde el Observatorio

Por

La singularidad de este reportaje radica en el hecho de que todas y cada una de las fotografías estan tomadas desde el mismo lugar, el Observatorio Fabra de Barcelona. La variedad de fenómenos que se muestran, junto con otros tantos que no caben en este reportaje, demuestra que acumulando tiempo, dedicación y constancia, se puede recopilar un amplísimo abanico de meteoros sin desplazarse del lugar.

Foto 1- Cascada de colores
Barcelona, 15 de febrero de 2020.
Con las primera luces de una mañana muy húmeda aparece ante nuestros ojos la majestuosa cascada de stratus descendiendo desde la cima de la Sierra de Collserola. En su caida la niebla se ilumina desde el interior por las luces artificiales de edificios aislados de la Sierra o los barrios altos de la ciudad de Barcelona. Por encima de ella la Torre Collserola parece dirigir el espectáculo.



Foto 2- Rascando al mar
Barcelona, 24 de abril de 2019.
Imagen correspondiente a una tromba marina que durante varios minutos se paseó frente a la ciudad de Barcelona la mañana del 24 de abril.



Foto 3- Doble paraselene
Barcelona, 25 de octubre de 2020.
Visión nada frecuente de doble paraselene y círculo paraselénico con halo lunar muy débil.



Foto 4- No llueve a gusto de todos
Barcelona, 21 de septiembre de 2020.
Cortina de precipitación muy intensa afectando algunos barrios de la ciudad de Barcelona, mientras en otro no cae ni una gota.



Foto 5- Rayos crepusculares y virgas
Barcelona, 8 de mayo de 2020.
La inusual combinación de Ac floccus virga con la salida del Sol genera además unos vistosos rayos crepusculares.



Foto 6- Asperitas sobre la ciudad
Barcelona, 13 de septiembre de 2019.
Nubes bajas stratocumulus con la particularidad suplementaria asperitas muy bien definida, al mismo tiempo que se observan cortinas de precipitación al fondo



Foto 7- Minisupercélula
Barcelona, 21 de octubre de 2019.
Curiosa estructura cumuliforme de potente desarrollo vertical pero con una base oscura muy pequeña y bien definida sobre la que crece el cúmulus congestus que no llegó a descargar precipitación alguna.



Foto 8- El cielo tiene pluma
Barcelona, 16 de mayo de 2019.
El paso de una banda de cirrus fibratus durante la mañana, con el Sol aun no demasiado alto, propició la luz adecuada para resaltar estos cirrus fibratus de distribución muy llamativa. EL juego de perspectivas entre las bandas de nubes y el observatorio añaden fuerza a la imagen.



Foto 9- Arco cincunzanital
Barcelona, 13 de enero de 2020.
El paso de una banda de cirrus aparentemente inocente por el zenit del Observatorio Fabra genera la magia de la meteorología. No hay polvos mágicos tan sólo unos cuantos cristales de hielo en la orientación adecuada y ahí tenemos el arco circunzenital, tan brillante como efímero.



Foto 10- Amanecer en el Observatorio
Barcelona, 14 de diciembre de 2020.
Candilazo matinal cuando la ciudad todavía no ha apagado sus luces nocturnas mientras el Observatorio, con sus luces encendidas, nos sugiere su eterna actividad.